DIARIO CLÍNICO

By 3 julio, 2017clinica

Incrustaciones, una solución restauradora estética y eficaz

Son muchos los pacientes que se quedan sorprendidos cuando les hablamos de la posibilidad de colocar incrustaciones en sus piezas dentales deterioradas.
Las incrustaciones dentales son restauraciones conservadoras a mitad entre las coronas dentales clásicas y los empastes. Se realizan cuando existe un daño moderado en la estructura dental de piezas posteriores. Al ser más rígidas que un empaste tradicional, se puede abordar más cantidad de diente sin riesgo de fractura.
Existen diferentes tipos de incrustaciones (onlays, inlays, overveneers…), dependiendo de las áreas del diente a restaurar. Utilizamos dos tipos de materiales de alta estética, composite y porcelana, según las características dento-oclusales de cada paciente.
Este procedimiento, totalmente indoloro, consiste en realizar en clínica la preparación del diente a restaurar y tomar unos registros de la boca del paciente, los cuales se mandarán al laboratorio, donde confeccionarán la incrustación, para en una segunda cita, cementar ésta a la pieza dental con una resina estética.

PREGUNTA DEL MES

¿Son las incrustaciones un tratamiento idóneo para mí?

Las incrustaciones se colocan hoy en día en una gran mayoría de situaciones en las que antes se colocaban coronas por defecto.
Están indicadas en dientes posteriores con caries o fracturas extensas donde no esté comprometida la retención del material restaurador, en cuyo caso habría que colocar coronas convencionales.
Y como en todo tratamiento, el paciente debe ser cuidadoso con su higiene oral y acudir a la consulta cada 6 meses para una revisión de su salud bucodental.

Dra. Tania Capelete López
Odontología Estética y Rehabilitadora

La calidad como tratamiento | C/ Cantábrico, 1 (Paseo Marítimo) 15002, La Coruña